27 de septiembre de 2016

NO MÁS ODIOSOS LUNES


Me he propuesto a mis 42 años no volver a odiar ningún lunes. Ese pobre día de la semana tan odiado por todo el mundo va a ser a partir de ahora un día como cualquier otro. En un momento en el que quiero dedicarme a lo que siempre he soñado y para lo que llevo dos años formándome voy a luchar porque mis hijos no se conformen con un trabajo cualquiera, quiero que sean felices todos los días de la semana, me niego a que hagan algo que no les llene de verdad, les digo muchos días que aquello que quieran hacer les tiene que encantar, que sean lo que quieran ser, no me pienso meter en eso, pero hagan lo que hagan que sean los mejores.





Quizás no consiga hacer realidad mi sueño, pero ¿y qué? Lo habré intentado y eso es lo importante,  hay que intentarlo con todas nuestras ganas y fuerzas y seguro llegará.


Se acabó la generación del trabajito para toda la vida,  es una pena que la educación en nuestro país no oriente a los niños a buscar y fijarse en aquello que les hace felices, si te encanta buscar cosas, estudia arqueología, si te encantan los animales, veterinario, si te encanta bailar sé bailarina. La vida es muy larga y pasamos gran parte de ella trabajando así que ¿qué mejor sueño que trabajar en algo que nos haga olvidar en que día de la semana vivimos?

Cuando yo era niña quería ser bailarina pero llegó un momento en el que tenía que decidir si estudios o ballet y como mi cuerpo no acompañaba pues me decanté por los estudios y siempre he pensado que me equivoqué, estudiar es muy importante no digo lo contrario pero nunca dejes algo en lo que te sientas realmente feliz, porque si es una cuestión de kilos se pierden y sigues adelante con tú sueño.

¡Yo quiero que llegue el lunes!¿Y tú?




No hay comentarios:

Publicar un comentario