4 de octubre de 2015

ESA EDUCACIÓN




Me declaro una persona súper observadora, si, lo reconozco, nada de lo que ocurre a mi alrededor se me escapa, algunos pensarán, pues que cotilla eres, más que cotilleo es algo innato, veo cosas a mi alrededor y no puedo evitar mirar, pero no son cosas importantes, los zapatos que lleva la gente, alguien conocido, pero si hay algo que no se me suele escapar, es como los seres humanos nos tratamos los unos a los otros. 

¿Que le pasa a todo el mundo con la educación? Hoy palabras como Buenos Días, Por favor o Gracias que son palabras en peligro de extinción, no lo entiendo, ¿?¿?¿ tanto cuesta entrar en un comercio y decir: ¡Hola!¡Buenos Días! pues parece que si, yo tengo una teoría, a través de generaciones de padres a hijos la gente deja de enseñar esas palabritas que resuenan en mi mente todo el día y me chirrían en el cerebro cuando no las oigo, si a un niño no le explicas como tratar a los demás nunca lo va a entender, y curiosamente cuando mis hijos salen o entran a un sitio y saludan (cuando se acuerdan, y sino se lo recuerdo yo) los adultos les contestan encantados porque sorprende que hoy en día un niño salude o de las gracias en un lugar público, no es fácil, requiere perseverancia y a veces piensas ¿como es posible que con cincuenta veces que se lo he explicado no sea capaz de acordarse? Pues no, a veces aún se les olvida, pero a mí no.

Quizás algunos padres piensen, ya lo aprenderán de mayores, son niños, pues si, son niños pero conviven en sociedad con un montón de personas más a las que les gusta que les traten con educación y realmente ¿aquello que no se aprende de niño se adquiere de mayor? ese es un tema para otro post, pues yo lo dudo y si ya lo han aprendido eso que se ahorran, hay otras muchas otras cosas que les va a tocar aprender de mayor, ahorrémosles todo lo que podamos que el camino nunca es fácil . 

en serio es que no cuesta tanto, dejemos de sorprendernos porque nos traten con educación, es lo normal, porque si no los seres humanos dejaremos de hablar entre nosotros y eso si que es triste. En el supermercado es brutal, observo al señor que va delante que no intercambia una sola palabra con la persona de la caja, ¿que triste, no? es un ser humano desempeñando una función que a mi me resulta útil, ¿porque no ser un poco amables? al fin y al cabo ¿que nos cuesta? yo creo que muy poco.

¡Viva la buena educación!

¡Tengan ustedes un feliz día!


No hay comentarios:

Publicar un comentario