25 de junio de 2015

YETI


Muchos de lo que me leéis sabéis que tenemos un montón de gatos que han decidido vivir con nosotros, la mayoría o son recogidos de la calle, o adoptados de personas que no podían hacerse cargo o bien han nacido en casa. Yeti era uno de ellos, su madre una esquiva gata de mil colores vino a nosotros ya mayor y aunque se ha quedado en casa es muy difícil tocarla y menos aun cogerla, nos costó dos partos el poder operarla por fin y en el segundo de los partos, desapareció y al cabo de unas semanas nos llegó a casa con tres preciosos gatitos peludos, los tres diferentes y a cada cuál más bonito. 


El color miel fue adoptado por una chica, el blanco y negro, Fritz, sigue en la familia pero se ha ido a vivir a Barcelona con Bea, y a Yeti no tuvimos valor para darlo en adopción porque desde el primer momento vimos que iba a ser un gran gato,...


Hace dos semanas lo atropellaron al lado de casa, nosotros no estábamos en ese momento, el coche que lo atropelló lo dejó ahí tirado, y una buena persona se paró para quitarlo de la carretera, "no soporto ver como los coches pasan por encima de animales atropellados" me decía en el mensaje que me dejó en el móvil, Yeti llevaba una chapa con su nombre y mi teléfono,... el señor lo metió en una caja y dejó su collar al lado, nosotros lo recogimos e hicimos lo propio, cuando te dan una mala notícia como ésta no sufres por tí mismo, ni por como le vas a echar de menos, que os aseguro que también, sufres por como les vas a decir a tus hijos que su amigo ya no va a volver a casa,... 


Yeti no tenía ni un año y hubiese sido un gran gato, hoy después de dos semanas y mientras escribo el post, le echo de menos buscando mimos y poniendo su patitas peludas encima del teclado, y pienso en tonterías como que quizás no le hacía suficiente caso y por eso cruzó una calle que no debía cruzar,....

En fin me quedo con una frase de mi hijo Pepe: Mamá solo pensaremos en los buenos momentos que pasamos con él,...

No quiero parecer frívola, no quiero traspasar la barrera de la exageración, pero quién tiene animales sabe que se les quiere muchísimo, porque la compañía, los ratos de risas, el amor que te demuestran, es inexplicable, y aprovecho para todos aquellos que seáis de Sitges que no corráis por la Avenida del Viñet, porque aunque parezca una calle ancha no deja de ser una calle de un pueblo pequeño, por donde cruzan, adultos, niños y animales a partes iguales,....


Un beso pequeño Yeti estés donde estés,...


No hay comentarios:

Publicar un comentario