28 de mayo de 2015

LA TAQUERÍA


Hoy os quiero hablar de un Nice Place como la copa de un pino. Se trata del Restaurante la Taquería. Está en Barcelona y no hay que ser muy listo para intuir de que tipo de comida se trata, Mejicana.



Nos lo recomandaron unos mejicanos como uno de los más auténticos de la ciudad y allí que nos fuimos en viernes pasado. 


Está en el Passatge del Font, 5 muy cerca de la Sagrada Família en uno de esos pasajes mágicos que existen en Barcelona, en los que reina el silencio y un montón de sorpresas como el Restaurante la Taquería, tienen el Restaurante y justo enfrente una tiendita monísima donde encuentras un montón de productos mejicanos y las salsas más picantes que tu mente pueda imaginar.


La verdad es que no hice fotos de los platos, teníamos tanta hambre que ni me acordé, pedimos unos Nachos para empezar, buenísimos con un montón de queso, verdurita y lo más importante no picaban nada, te sirven un montón de salsas aparte para que te lo tomes a tu gusto.



De plato principal Alambre, con las mejores tortitas que he probado nunca,.... Como nos quedamos con hambre pedimos una especie de torta con carne y queso ideal niños, que no vinieron pero les llevaremos la próxima vez seguro y de postre unas natillas que no eran natillas pero que estaban más buenas aún.



Todo buenísimo, servido en unos platos de plástico muy sencillos pero que la final contienen auténtica comida mejicana servida por un personal simpático y amable como son ellos.

Si os gusta la comida mejicana no dejéis de ir porque merece la pena!!! 

¿Y los cuadritos de las paredes que os parecen?

Hasta la próxima!!!

14 de mayo de 2015

CUANDO TE EQUIVOCAS




Estoy tan nerviosa que no se como me saldrá este post, lo cierto es que me acaba de pasar algo surrealista, yo siempre digo que cuando era más joven en conducía como una loca con esos nervios como si el que va delante siempre tiene la culpa de algo y no conduce a tu gusto, cuando tienes hijos o maduras esas tonterías se acaban y te das cuenta de que ir tranquila es la mejor opción porque total te vas a ahorrar muchos problemas y muchos disgustos.

Pero cuando te encuentras a una mujer al volante, y no porque fuese mujer es que lo era y punto, que está intentando hablar por el teléfono móvil y conducir a la vez pero no sabe, vamos que hay personas que aún y estar prohibido lo hacen y no se nota en su conducción para nada, yo no soy de esas personas cuando conduzco tengo que hacer una sola cosa, vamos que soy muy tío en estos casos, lo asumo, y procuro no mezclar las dos cosas. 

Pues el personaje iba dando tumbos de un lado al otro a una velocidad no máxima de los 30 kilometros hora, le he tocado el claxon, no te creas que ha parado, ella tranquila con su conducción temeraria y "palante" un motorista en un cruce que se le ha puesto al lado también la ha mirado raro y le ha hecho gestos de que vaya tela pero nada.

Pues la hemos llevado delante hasta casi nuestro destino y cuando nos hemos deshecho de ella con la rabia he acelerado el coche más de la cuenta, lo reconozco, y entonces otra loca que estaba a punto de aparcar su coche ha empezado a gritarme en medio de la calle, me ha insultado, amenazado y dicho de todo, y lo peor es que tenía razón en este caso he entrado demasiado rápido en la calle pero francamente no me aptecía bajarme del coche y explicarle todo el rollo de la otra señora, así que mientras nos gritaba a mis hijos y a mi en medio de la calle yo he hecho como si no la oyese y cuando ha entrado en descalificativos personales pues francamente ya he entendido que poco tenía que hacer.

El caso es que la que se siente mal soy yo, mi hijo pequeño se ha puesto a llorar, en fin que creo que es en parte injusto pero hay gente que actúa como si estuviese sola en la tierra, le importa un pepino el resto de personas que habitan a su alrededor y ponen en peligro su vida y la de los demás, y sobretodo sacan de quicio al resto del mundo como ha sido mi caso, porque como he dicho al principio yo ya no corro ni entiendo a los que lo hacen, pero encontrarte a personas así por el mundo hace que te pongas muy nerviosa, y repito reconozco mi parte de culpa.

Pues eso, cuando vuelva mi hijo de su extraescolar le pediré perdón, para que entienda que lo que he hecho está mal, que correr siempre está mal y espero que lo entienda para que, cuando el conduzca no se ponga nervioso con nadie por burro que sea ni intente hacerse el chuleta delante de nadie.