13 de noviembre de 2014

ENFRENTARSE A LO NUEVO CUESTA

Es curioso hoy me veo reflejada a través de mis hijos por algo que ha ocurrido estos días. Mis hijos hacen deporte pero nunca han corrido un cross hasta ahora. Su profesor de gimnasia les animó a participar, y sólo movidos por un punto extra en la nota, que creo que no se va a convertir en realidad pero que a mí francamente me da igual, les apunté. ¿Por que no? son niños y ellos no son conscientes de sus limitaciones, a mí me dicen que tengo que correr 800 metros con sus mini piernas y ya te digo que sin haber entrenado no me atrevería, pero ese miedo no existe para ellos.


Los dos han participado, han calentado, han hecho una vuelta de reconocimiento y han corrido lo mejor que han sabido, sus caras de esfuerzo cuando llegaban a la meta me han llenado de orgullo, y yo estaba allí para animarles, para decirles cuánto me ha gustado verles esforzarse, y mientras jadeaban por el esfuerzo sé que ellos se han sentido bien. En esta vida hay que probar las cosas, que nos gusta seguimos, que no a otra cosa mariposa.



A los adultos nos pasan cosas parecidas en la vida pero necesitamos el doble de tiempo para decidir que hacer, podré, sabré, seré capaz de acabar, y a mis hijos no les ha preocupado ni que estuviese lloviendo, si yo hubiese tenido que correr hubiese tenido la excusa perfecta. ¿Porqué a los adultos nos cuesta tanto lanzarnos a lo nuevo? somos muy tontos, y ¿en que momento perdemos esa fantástica capacidad de no sentir miedo a lo desconocido?



Pues francamente no lo sé, pero estoy en un momento de mi vida en el que me iría muy bien volver a ser niño y lanzarme a lo desconocido, con decisión y ganas. Así que cada vez que tenga una excusa, me acordaré de un día fantástico, en el que los dos pequeños de la família no tuvieron ninguna duda, si hay que correr se corre, si hay que emprender se emprende, y si hay que cambiar se cambia.

A veces dos pequeños seres humanos te dan grandes lecciones de vida, y mira oye quizás tenemos en la família a un buen corredor, de momento uno de ellos quiere volver a intentarlo en dos semanas, y el pequeño que se llevó una medalla dice que no lo tiene claro porque se cansó mucho. Pues mira oye, yo intentaré que lo vuelva a intentar pero si no quiere pues será una nueva experiencia en su vida, nunca más podrán decir que ellos no han corrido nunca en una carrera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario