26 de noviembre de 2014

ANALICEMOS

                                   

Pues si, hoy toca analizar esta frase. La he leído muchas veces y cada vez que me pongo a pensar en ella me hago un lío por todo lo que implica. Cada mañana cuando voy a caminar después de dejar a los niños en el colegio, paseo por la zona de casas más bonita de Sitges y también la peor cuidada y asfaltada, vaya por delante mi queja ya que estamos, pues como os decía,  en esa zona hay casas preciosas y antiguas, hay casas modernas y horrorosas, casas que se caen y llevan en venta mucho tiempo y algunos terrenos llenos de pinos y gatos. Siempre hago el mismo recorrido mientras escucho el canal de radio americano al que le apetece conectarse ese día.

Todos tenemos en mente una casa diferente a la que tenemos, yo la tengo, podría (si supiese) dibujar hasta el último rincón de como quiero que sea mi casa soñada, en ese camino que recorro hay una casa que se cae a pedazos que podría ser mi casa soñada y hay un solar que también podría albergarla, dicen que si deseas algo con todas tus fuerzas se hace realidad, y yo me aferro a la idea de que cuántas más veces pase por delante más oportunidades de que sea mia tendré aunque entonces tendría un problema, mi hijo dice siempre que él no quiere una casa más grande, le encanta la que tiene y le parece que tiene el tamaño justo. Esta afirmación me hace sentir fatalmente egoísta por querer más y más cuando ya tengo mucho pero en fin soñar no cuesta dinero y tampoco hago daño a nadie excepto a mí misma quizás.

Volviendo a la frase después de lo dicho, digamos que lo que me define es la paciencia que tengo porque no tengo esa casa soñada que me gustaría tener, claro que la frase dice: cuando no tienes nada,... no sería exacto porque soy una privilegiada por todo lo que tengo, por lo que nos tendríamos que ir a la segunda parte de la frase,... no me digáis que no es un lío. En realidad quisiera tener muchas más cosas de las que tengo, cosas materiales y no materiales, pero también intento sentirme satisfecha por todo lo que tengo, así que voy de la primera a la última parte de la frase sin cesar.

Al final a la conclusión a la que llego es que si algún día llego a tener esa casa soñada significará que mi cuenta corriente a aumentado y si algo espero por encima de todas las cosas es seguir siendo como soy ahora con una casa más bonita.



No hay comentarios:

Publicar un comentario