10 de septiembre de 2014

NOS VAMOS A BUSCAR SETAS


No tengo perdón,... llevo un montón de días queriéndome sentar a preparar una entrada pero las vacaciones no te permiten muchos momentos libres y menos si tienes a dos fieras absolutamente asilvestradas corriendo a tú alrededor todo el día y pidiendo, vamos a la playa, vamos a pescar, vamos al pueblo, quiero comprar cromos, etc etc.


Pasamos dos semanas de Agosto en la Vall Fosca como ya venimos haciendo desde hace un montón de años, empezamos a ir cuando el pequeño de la casa era un bebé, y no hemos dejado de ir ni un sólo año, y además este año una semana entera, alquilamos un apartamento, perdón, el apartamento perfecto, pequeño, funcional, cómodo, bien decorado y con unas vistas que ni te imaginas, abrieses la ventana que abrieses, veías verde, cielo y silencio.


Una de las nuevas actividades de este año ha sido ir a buscar setas, cómo ha llovido como no se ha visto nunca en Agosto, las setas han salido como locas, un poco perdidas y así han acabado la mayoría podridas,... nos fuimos con el number one y su hijo de 4 años, madre, en las fotos no se aprecia por dónde nos llevó, yo palo en una mano, ¡suerte! porque si no creo que no lo aguanto, y cesta en la otra, por unas pendientes que, si había setas tenían que ser para nosotros porque ningún otro ser humano podía haber llegado a semejante lugar.


Y encontramos, jolín si encontramos, mirad las fotos que chulada, rovellones y "potes de perdiu" (ni idea del nombre en castellano) nos volvimos a casa con una cestita llena y estaban muy buenos, pero creedme eso no es lo importante, lo importante es lo bien que lo pasaron los niños, no se querían marchar y yo no podía con mi alma, tuve agujetas dos días seguidos.


Cuando ya nos íbamos de regalo el súper papá buscador de setas nos llevó a lo alto de una montaña en la que se veían éstas estupendas vistas. Increíble, mirases donde mirases era un espectáculo,... San Quiri.


Bueno y no sabéis lo mejor, de repente de entre unos matorrales salió un "cabirol", buf tampoco sé la traducción pero en la foto se aprecia es un tipo de ciervo o almenos esa pinta tenía, nos pegamos un susto!!! yo no tuve tantos reflejos como hubiese querido y entre que dejé el palo y la cesta y me puse la máquina en el ojo se fue montaña arriba y esta es la foto que pude hacer. ¿se ve no?


En fin aquí veis la recompensa a una mañana genial que los niños no olvidarán en la vida.


La maravilla de ser niño, descubrir y saber disfrutar de las cosas por pequeñas y simples que sean,...


La pequeña ermita de St Quiri.


Y las vistas para que veáis que no os miento


Un beso enorme, vuelvo con más aventuras en breve! Prometido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario