13 de febrero de 2014

DIARIO


Hoy mis padres como cada Jueves, si no están viajando, han venido a ver a sus nietos y están haciendo limpieza de trastos del pasado en nuestra casa y me van trayendo objetos de mi juventud que tenía totalmente olvidados. 

Cómics del Pato Donald, Tebeos de Petete, que fuerte ¿¿¿os acordáis de Petete??? Y además hoy me han traído un Diario del año 1992. Muy fuerte, lo he empezado a leer y me he quedado enganchada, es muy gracioso, habla de chicos que no recuerdo ni quién son o de amigas que tampoco recuerdo, de cuando me quedaba sola en nuestra casa de verano, de cuando empecé uno de mis regímenes, de las Olimpiadas, y hay días que simplemente escribía NO ME ACUERDO, jajaja y hala ya está sin problemas.

Justo en esta época una amiga anda loca buscando la llave del diario de su hija, y seguro que mi madre hizo lo mismo en su momento, yo escribía lo importante en inglés y cambiaba los nombres de los chicos que me gustaban usando nombres raros, ahora no tengo ni idea de a quién me refería.

Lo único que sigue siendo igual es mi firma, 24 años después sigo firmando igual, que curioso.

Es bonito que a pesar de todas los avances tecnológicos de hoy las niñas sigan escribiendo diarios, es una forma de desahogo, escribir lo que se siente, lo que se hace, los primeros amores, las peleas con las amigas, como nos sentimos, en cierta manera un blog es un poco lo mismo, un lugar donde escribo cosas que me hacen sentir bien,....

Eso sí si tenéis hijas, no leáis su diario, es una pena, si queréis saber preguntad, a mi no me hubiese gustado saber que mi madre se moría de ganas de leer mi vida, n¡ mis sentimientos ni mis penas y alegrías.



No hay comentarios:

Publicar un comentario