6 de diciembre de 2013

MI CEREBRO SE HA CONGELADO


                      


Pues sí amigos y con mi cerebro mis ideas. Lo cierto es que viendo la fecha del último post coincide exactamente con el día aproximado en el que empezó el frío, así que lo tengo claro, yo sigo siendo la misma pero este frío matutino que me congela las ideas en el preciso instante en el que salgo de casa, a esto de las 7:30 me está matando.

Y con él mis ideas, mis ganas de escribir y contar cosas, en definitiva todo aquello que me gustaba tanto antes de que empezase este invierno que se presentó sin avisar de la noche a la mañana y con mucha mala leche.

Los del Norte pensarán, como exagera esta chiquilla y seguramente tienen razón porque hoy aunque hace un frío que pela brilla el sol y en algún rinconcito protegido del viento se debe estar de maravilla.

Yo hoy tengo el día libre, pensé, que me quitan el día 8 que cae en Domingo, SI HOMBRE!!!! Y que más, así que haciendo uso de los días que sobran me he cogido el día, sin ninguna pretensión, ejercer de mamá, ir a buscarles para comer en casa, arreglar todo aquello que no puedes arreglar cuando estás inmersa en la rutina diaria, y que más queréis que os diga que no sepáis. Ah sí e intentar buscar ideas para poner en la carta a los Reyes Magos.

A mis hijos les encanta el invierno (yo sé que no es verdad) pero saben que se acerca el Gordo de Rojo y los Reyes Magos y eso supera el frío que pasan todas las mañanas yendo al cole en bici, entrenando Rugby hasta las 8 los miércoles cogiendo la raqueta de tenis los martes, o recorriendo el paseo en bicicleta para ir a Catequesis los lunes. Ellos son niños y son prácticos, que nos caen regalos, pues me aguanto y a ver que nos cae.

El otro día volviendo de ver FROZEN del cine, me encantó OLAF (¿se escribe así) y SVEN, que graciosos son , pues eso, que me voy del tema. Íbamos con un amiguito y les suelta:

-¿Vosotros creéis en Papá Noël?

Los míos contestaron:

- Si claro.

Y yo pensé, déjalo ahí ya está bien no insistas, mi cerebro a 10000 revoluciones pensando que decir después de la temida frasecita.

- Pues yo creo que Papá Noël son los padres.

Mierda y ahora que digo!!! Pero de repente el pequeño de la casa con toda la tranquilidad del mundo le suelta:

-¿Cómo van a ser los padres sí cuando viene Papá Noël a dejar los regalos los papás están durmiendo, no hombre no.

Y ahí se quedó la cosa, aunque yo lo pasé más que mal y es que no quiero que crezcan, no quiero que se topen con la realidad de la vida, quiero que sigan siendo inocentes, que se alegren o se enfaden por cualquier tontería porque eso es  ser niños, y ahora están en una edad demasiado chula como para qué venga el listillo de turno a chafarnos la ilusión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario