28 de mayo de 2013

LO MEJOR Y LO PEOR

Hace tiempo leí en algún lugar que para mantener viva la conversación mientras cenamos, en nuestro caso, que es la única comida del día que podemos hacer juntos, es bueno preguntarles a los niños que es lo mejor y lo peor que les ha pasado en el día, y no solo a los niños los mayores también lo tenemos que decir.

Y en ese momento: ponte a pensar, me ocurre algo muy curioso, los niños son rápidos, lo mejor el pingüino que me ha salido en la bolsita que me he comprado con mis ahorros, lo peor haber pisado a mamá (tela el pisotón que me pegó el niño, con lo pequeño que es y aún me duele) y de repente es mi turno, y no se me ocurre nada en un primer momento me quedo en blanco, oficina, buf pero no se lo voy a decir a ellos, me tengo que poner a pensar y a pensar y los niños: venga mamááááááá y entonces resumes hora a hora lo que ha sido el día, y hay cosas buenas y malas, y otras que olvidas por poco trascendentes, pero siempre siempre acaba saliendo algo que sobresale por encima del resto de cosas por bueno y por malo, y cada 24 horas ocurre, y lo mejor es que probablemente hayan más cosas buenas que malas.

Y lo más curioso es que ellos son capaces de recordarte que las pequeñas cosas por pequeñas que sean son importantes: un pisotón.

Es un buen ejercicio que recomiendo a todos los que tengáis hijos primero porque ellos hablan y cuentan cosas de su día a día sin darse cuenta, a veces están tan cansados o tienen tanta hambre que en la mesa hay silencio absoluto y de esta manera les animamos a hablar y a contarnos cosas que, por otro lado, a nosotros nos encantan.

La Tortuga Viajera de la que os hablé en un post de la sección Stories, hoy se ha hecho daño en su cabeza y la pobre tenía sangre y la decisión ha sido unánime, el tortazo de la pobre tortuga ha sido lo peor del día.

Qué simple,...que tierno,...






No hay comentarios:

Publicar un comentario