8 de febrero de 2013

SILENCIO


¿Cuántos minutos de vuestra vida pasáis en silencio? 

Para mí es una respuesta muy fácil:

Ni uno.

Pero de repente hace unos días ocurrió. La situación era excepcional en tu rutina diaria no suele ocurrir, porque haces, haces y haces y no te das cuenta y pam! el día se acaba.

8 de la tarde a la vuelta del entreno de Rugby de Pepe con un frío que espantaba, yo creo que el día más frío en lo que llevamos de invierno. Su padre dormía, ya hace años que colabora con una importante universidad privada, dando clase de 1 a 3 de la mañana, por videoconferencia con Perú. Y como es un horario tan apetecible intenta dormir un poco antes y un poco después.

Les dije a los niños - no gritéis papá está durmiendo - se bañaron en bastante silencio y solo se tomaron un yogur, Pepe derrotado tras el entreno me pidió irse a la cama y Tomy le siguió.

De repente me encontré en SILENCIO con mayúsculas, me puse cómoda, copié a Pepe en lo del yogur, me senté en la cama como cada día, y pensé - pon la tele, ¿no? - pero decidí no hacerlo para no despertar a nadie, y allí me tenéis, silencio absoluto, yo, mi ordenador y mi alergia disfrutando de una calma inusual.

Que bien se estaba,...me encantó, en serio probarlo si tenéis ocasión porque te relaja no sabes como y te das cuenta que en el fondo se vive muy bien sin ruido.



¡FELIZ Y FRÍO FIN DE SEMANA!

¡Y FELIZ CARNAVAL!

No hay comentarios:

Publicar un comentario