15 de enero de 2013

RECOGIENDO LEÑA


A veces los padres nos preocupamos enormemente por montar planes maravillosos a nuestros hijos, que si Eurodisney, que si un crucero, que si Port Aventura, que si el Tibidabo, porque creemos que si no no van a ser felices o algo así. Pero estamos totalmente equivocados, los niños son felices con muy poco, primero son felices si tienen a sus padres cerca, y normalmente uno u otro siempre están ahí, y después son felices con cualquier cosa que sea diferente a lo que normalmente hacen.

Así que en vista de falta de leña en casa y las pocas ganas de ir a comprar decidimos ir a recoger piñas y troncos a un pequeño bosque que hay no lejos de donde vivimos. Porque creédme cuando os digo que, menos nieve en Sitges, tenemos de todo.



Así que no os compliquéis la vida porque ellos lo pasan bien en cualquier lugar en el que puedan investigar, buscar o ver cosas nuevas, todo es mucho más simple de lo que nos pensamos y ya está la cosa suficientemente complicada como para complicarla sin necesidad. Ah! y lo más importante, esta actividad coste cero.


Por cierto la leña que cogimos era de árboles muertos y de leña y piñas que había por el suelo no os penséis que nos pusimos a destrozar el bosque, que por cierto queman de maravilla, señal que estaban secas y no vivas.

LO MEJOR DEL DÍA:

Caminar con tu vecina preferida por el paseo durante una hora. Para que veáis que sigo con los buenos hábitos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario