2 de octubre de 2012

DIVAGANDO


Hoy voy a divagar entre las curiosidades de la vida, porque hay días que me resultan muy curiosos.


En las escuelas públicas de Cataluña tienen la mala o buena costumbre, yo la considero mala, de no poner deberes a los niños entre semana y poner dos tonterías para hacer durante el fin de semana.

Desde que mi hijo mayor era pequeño nos hemos sentado de 20 minutos a media hora a hacer algo todos los días de la semana, porque siempre he creído que si cogen el hábito desde pequeños cuando llegue el momento en el que tengan deberes no les costará tanto ponerse cada día.


Pues todo este rollo os lo cuento porque normalmente Pepe que es el mayor siempre pone alguna excusa, se enfada, llora, dice que no quiere, y un sinfín más de excusas para evitar el momento de ponerse a pensar.

Y la verdad es que ayer concretamente fue horrible, más de 45 minutos de lucha y excusas absurdas, y en un momento de fatalismo porque se pone en plan fatalista va y nos suelta:

- Soy el peor hijo que una familia puede tener - ¿mandeeeeeee?

Y su padre:

- ¿Qué ha dicho?

Yo le miré con cara de si si es lo que has oído.





Cuando consiguió calmarse hizo los deberes de maravilla y nos dimos un abrazo y le dije que no volviese a decir cosas como esas y sobretodo que estábamos orgullosos de que sea nuestro hijo y lo más importante que si se esfuerza puede ser y llegar a aprender todo lo que se proponga.

Y de repente se pone otra vez a llorar desconsoladamente:

- ¿Pero Pepe porque lloras, ya está todo aclarado no?

Y el pobre entre llantos nos suelta:

- Es que siento mucho haber dicho esoooooo, buaaaaaa

Y ahí se acabó todo y tan amigos.




Hoy en cambio todo ha sido diferente, tranquilamente y antes de empezar le he dicho:

- Mira Pepe vas a hacer deberes hasta que la aguja grande del reloj llegue al 3 (eran las 6:55) y si haces los deberes tranquilo y sin llorar después podrás dibujar, no solo ha hecho tres páginas de deberes sino que además hemos repasado lo que ayer no le salía y eso le ha dado muchos ánimos.

Que diferentes pueden ser dos días tan iguales.

El mundo de los niños es maravillosos y siempre te sorprende, no tienes tiempo de aburrirte ni un segundo porque cada minuto que pasas con ellos aprendes un poco más de esta difícil profesión que es ser padre.

En fin que siempre hay que pensar que,...




¡¡Feliz mes de Octubre!!


LO MEJOR DEL DÍA:


El silencio de la casa cuando los pequeños utilizan sus pequeñas cabecitas para pensar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario