29 de mayo de 2012

FRANCIA


Pues si todo lo bueno se acaba y este fin de semana también.

Hay fines de semana que parecen semanas enteras porque haces tantas cosas en 48 horas como a veces en toda una semana.


Hemos estado en Francia en Prades cerca de Perpignan, el motivo un Campeonato de Rugby en el que todos los equipos eran franceses excepto el nuestro. La verdad es que teníamos bastante miedo porque en Francia el Rugby es muy importante y los niños entrenan mucho más que los nuestros que solo van un día a la semana pero ganaron todo los partidos excepto uno y por los pelos contra el USAP que para los que no entendáis de Rugby son muy buenos.


Pero vamos por partes porque el fin de semana ha dado para mucho más.

La primera parada La Reserva Africana de Sigéan, ¿os suena? hay cárteles por muchos sitios y siempre me había preguntado si existía de verdad, pues si existe y además tiene mucha gracia hay una parte que se visita en coche y otra caminando y nos gustó mucho,...hacía un calor horroroso y había momentos que no podíamos más pero fue muy chulo.


Nuestros pequeños se lo pasaron bomba viendo animales, ahí detrás de donde miran este par había monos.


Después compras en un supermercado francés que siempre tienen muchas más cosas y variedad que los españoles, te vuelves loco que maravilla, hay de todo y repetido por 10 marcas y variedades.



Cenamos en Collioure, que bonito es, ya habíamos estado y sigue siendo igual de bonito.



Y después de cenar nos dirigimos al hotel lo reservamos por Internet y nos costó encontrar alguno con habitaciones libres, así que íbamos a la aventura total y la verdad es que el hotel fácil de encontrar no era, entre que era de noche, estábamos en medio del bosque y no se veía nada hubo momentos que pensamos que no existía pero si existía y mirad que chulo.



Pero os hablaré en otro post del Hotel Haras des Albères porque lo merece, fue un descubrimiento muy poco aprovechado porque llegamos a las 11 de la noche y nos fuimos por la mañana temprano no antes de tomarnos un fantástico desayuno, perfectamente servido y con música de Memorias de África de fondo.

Y por fin el Torneo, nuestros niños lo bordaron, es fantástico ver como pequeñas personitas de 7 años luchan, corren y son capaces de seguir las reglas de un deporte muy complicado pero muy bonito. Y como se saludan al final, como si ya fuesen mayores. Me hacen reír y emocionarme de lo lindo. Aunque esas dos cosas no son muy difíciles en mi caso, ya lo sabéis,...
Pero ya se sabe que todo lo bueno se acaba y hay que volver a la rutina, y aquí estamos, pero queda pendiente volver dentro de un tiempo, ya con calma y disfrutar del fantástico hotel del que os he hablado. Y lo mejor sin duda de estos dos días la compañía, Marie, María, Maribel, Eva, Marc, los peques, Paula, Alexia y dos de mis hombres, Felipe y Tomy.


Un placer compartir con vosotros estos dos días.



1 comentario:

Montse dijo...

Me alegra de que haya ido todo tan bien! A mí también me encantan los súpers franceses, cuánto queso....
:-)

Publicar un comentario