20 de abril de 2012

VIDAS EQUIVOCADAS

Son las diez de la noche y estoy muerta de cansancio, mañana colgaré este post porque estoy demasiado cansada.




Como ya os dije ayer día 19 de Abril celebramos el Día de la Tierra en nuestra empresa y hemos cumplido el objetivo que nos fijamos, hemos plantado un huerto, hemos plantado arbustos, hemos construido un arenero, hemos pintado un muro en color amarillo, y hemos compartido el día con las educadoras y las niñas-madre  que viven en la casa.





Desde nuestro maravilloso mundo acomodado no somos para nada conscientes de algunas realidades que hay fuera, en el mundo real. Son niñas viviendo vidas de adulto y por si fuera poco con unas mochilas detrás que no les dejan salir adelante, son como son, niñas que quieren ser niñas pero madres por derecho y convicción porque como ellas dicen: al menos tendremos alguien que nos quiera.




Esos niños vienen al mundo con la difícil tarea de querer a unas madres que no son madres y que quieren a esos bebés como el que quiere a un juguete, que no saben como cuidarlos ni cuales son sus necesidades primarias, solo tienen en la cabeza, chicos, compras, móviles y lo que cualquier chica de 14 o 15 años puede tener. 




La vida las ha tratado mal, fatal y no les ha dado ninguna oportunidad pero en cambio sus padres son el ejemplo a seguir, pues mi madre siempre lo hace así, pues tampoco les ha ido tan mal (cárcel, drogas, malos tratos), tienen esa forma de vida tan adentro que no son capaces de ver que donde están lo tienen todo a su alcance, un hogar, cariño y ayuda. Se te cae el alma a los pies al ver a esas educadoras tratándolas, sin perder la paciencia, sin gritarles, solo buenas palabras, campeona, que bien lo has hecho, ¿estás segura que esa es la forma correcta de hacerlo?



Y lo que mas pena me da es que en el fondo son personas nacidas en el lugar equivocado pero un lugar, al fin y al cabo, en el que podríamos estar cualquiera de nosotros.




Dedicado a todas las personas que dedican su vida a arreglar la vida de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario