11 de abril de 2012

BUENA GENTE

Hay días que de vuelta a casa cojo el autobús, es un autobús que te da una agradable y larga vuelta por el Hospital de Bellvitge y por el Aeropuerto, tarda una horita, pero llega siempre puntual y me deja más o menos cerca de casa, así que perfecto.







En ese trayecto me he topado con lo que entendemos por buena gente. Se llama Jordi y es el conductor, le he visto dos veces en mi vida porque yo no lo cojo a menudo, como os he dicho, pero cuando le veo a él ya se que me va a contestar con una broma, sé que le va a decir hola que tal estás a todo el que sube al autobús, sé que ninguna de las frases que saldrá de su boca respirará un ápice de pesimismo, se que estará  igual de contento todo lo que dure el trayecto y sé que contestará con amabilidad a todo el que le pregunte algo y que queréis que os diga así da gusto. Da gusto encontrar por el mundo a gente como Jordi y a él le dedico hoy este post. A él y a los que son como él.







Por que nos hacen la vida fácil, porque no cuesta nada ser así y sin querer haces feliz a un montón de gente, porque él hace que una profesión que pasaría por alto cualquiera el la convierta en una gran profesión, porque lo es, llevar a un montón de gente de un lugar a otro llevándolos a sus lugares de trabajo o de vuelta a casa sanos y salvos es muy importante y pocas veces le damos la importancia que realmente tiene.






Y os preguntaréis porque ilustro este post con donuts, pues muy fácil, porque son tan buenos como Jordi. Gracias a todos los que como él nos arrancan un sonrisa cada día.


¿Hay o no hay Nice People por el mundo?




No hay comentarios:

Publicar un comentario