14 de marzo de 2012

GLACIER NATIONAL PARK

Si os tengo que hablar de un Nice Place en mayúsculas, es este de aquí abajo. En el pasé 4 meses de mi vida, aprendiendo inglés y vida a partes iguales, fue por allá el año 95 y yo era muy joven, por suerte me fui con Núria mi amiga del alma para lo bueno y para lo malo y así seguimos hasta hoy.





El Glacier National Park está en Montana, Estados Unidos, uno de los estados más desconocidos de ese gran país. Se nos metió en la cabeza ir a un Parque Nacional pero no queríamos los clásicos, Yellowstone, etc, no no, nosotras el menos conocido y el más alejado.


Allí aprendimos un montón de cosas, conocimos a un montón de gente fantástica, fue nuestra primera experiencia fuera de casa tanto tiempo y tan lejos y lo más importante aprendimos inglés. ¡Ah! y vimos un oso como a dos metros de distancia, creo que la experiencia más surrealista y fascinante que hemos vivido nunca y me acuerdo de ese momento como si fuese ayer.


En este hotel de aquí abajo pasábamos las tardes delante de una enorme chimenea leyendo, escribiendo o simplemente hablando, nos aficionamos al trekking, a salir a correr por aquellas larguísimas carreteras solitarias, a comer helados repletos de toppings y a cenar a las 16:30 como os lo digo.


Nosotras vivíamos en una especie de barracones gigantes en medio de una arboleda, y compartíamos la habitación. Ya sabéis que los americanos a la que pueden se van a conocer mundo, trabajan, estudian pero no se quedan mucho en casa. No tienen un concepto de família tan arraigado como el que tenemos aquí.


Este hotel esta en Canadá porque el Parque ocupa parte de territorio americano y parte canadiense con lo que cruzas de país a país en el mismo parque mientras ves osos, bisontes, etc. Este hotel y su ubicación es de los más increíbles del Parque. Fuimos con nuestra amiga Lisa que aún lo es hoy en día. Algún día os hablaré de ella.


Lo más increíble de todo es que no lejos de donde vivíamos esta la reserva de los Indios Black Feet no os penséis que viven en tipis como en las películas, viven en caravanas grandes, en lugares no muy bonitos y sobreviviendo como pueden, pensad que en Montana en invierno la nieve lo cubre todo, para que os hagáis una idea nos nevó en Septiembre,...pues como os decía los indios que conocimos eran personas increíbles, trabajaban con nosotros y ni siquiera sabían donde estaba España pero nos acogieron y nos trataron como a sus hijas, primas o hermanas.


Nos acordamos aún de muchos de ellos, Serge un Indio enorme sin dientes y con dos trenzitas que era muy gracioso. De Monty que un día nos llevó a conocer todos los hoteles del parque en su enorme camión. De Kevin que nos llevó a ver un auténtico Rodeo, caballos salvajes y un Pow Wow fiestas indias donde se baila con esos maravillosos trajes de plumas y colores.

La verdad es que a medida que escribo me acuerdo de más y más cosas que vivimos allí, y no se acabaría nunca el post, cuando la estancia en Montana acabó nos cruzamos el país en tren, paramos en las Cataratas del Niágara y pasamos 10 días en Nueva York, gastando todo lo que conseguimos ahorrar.

Una gran experiencia que recomiendo a todos los jóvenes. ¡Te espabilas, aprendes idiomas y conoces a un montón de gente maravillosa!

Take Care.


No hay comentarios:

Publicar un comentario