2 de marzo de 2012

THE BIG ROCK CAFÉ - PORTHMADOG - WALES

El pasado mes de Agosto nos fuimos con mi familia a hacer un viaje por Inglaterra visitando lugares que teníamos ganas de ver, no muy turísticos francamente pero creo que ahí estuvo el encanto del viaje. Las carreteras rurales de Inglaterra son cautivadoras, es como si de repente estuvieses dentro de la peli Los Inmortales, aunque Cristopher Lambert no apareció por ningún lado, una lástima.

Me gustaría hablaros de un lugar que visitamos por casualidad. Digo por casualidad porque fue un lugar de paso donde dormimos en nuestro camino al Hotel Portmeiron del que os hablaré otro día. El lugar es una cafetería-restaurante llamada The Big Rock Café en la localidad de Porthmadog en Gales. Es un pequeño pueblo a las puertas del Parque Nacional de Snowdonia, otro lugar que me encantaría visitar con más calma en el futuro.




Entramos y nos encantó su ambiente, todo respiraba tranquilidad y eso que estaba a tope, cogimos una mesa de pura chiripa y nos sentamos e hicimos la cola para pedir. El mostrador era un caos de carteles hechos a mano con muchísima gracia y color, y era muy curioso que entre tantísimas cosas como había todo parecía estar ordenado. La comida nos encantó, los pack lunch de los niños estaban hechos con bolsas de cartón kraft y el dibujo hecho a mano de un león o un elefante. En su interior sólo había cosas sanas, un sándwich, un batido o zumo, un yogur de beber en forma de tubo (¡en España jamás los he visto!) y una chocolatina.



Los números de las mesas mientras esperabas tu comida eran los típicos patitos de baño de colores variados con diferentes números, muy british.

Pero nuestra mayor sorpresa fueron sus servilletas, en ellas había impreso un salmo de la Biblia que hace referencia a una roca hacía la que nos tenemos que dirigir.

Nos gustó tanto que hice fotos de todo, las vais viendo mientras leéis. En fin desconozco quién son los propietarios pero me encantaría conocerlos, sólo he conseguido encontrar una página de seguidores en Facebook, pero os prometo que si algún día tuviese el dinero suficiente me encantaría montar algo parecido añadiendo mi toque personal y dedicando una sala para niños donde pudiesen pintar, leer o jugar después de comer dejando tranquilos a sus padres mientras se toman un té.

En fin, si algún día el destino os lleva a Porthmadog no dejéis de visitar, entre muchas otras cosas: THE BIG ROCK CAFÉ.

¡¡Os encantará!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario