18 de diciembre de 2014

IKEA


Tengo que confesar que me gusta ver anuncios, sobretodo si son ingeniosos y te dan que pensar, mucho pensaréis, ¡¡¡pero si eso no existe!!!, pues si existe, no abundan, también es cierto, pero haberlos ailos.

Y esta Navidad hay uno que me gusta por encima de todos los demás, ahora que lo pienso, en realidad hay dos, el primero del que no os voy a hablar largamente es el anuncio de la Lotería de Navidad, cien veces lo he visto y cien veces que me ha emocionado, la historia es bonita para que negarlo, pero los actores son de Óscar, Antonio es brutal, esa cara cuando le da el sobrecito que contiene el décimo y la salvación económica para su amigo, no hay palabras para describir los sentimientos que esconde, es bonito no darle al botón del mando para quitar los anuncios como hacemos normalmente,  - no mamá, no lo cambies - eso dicen mis hijos cuando ven que es el anuncio en cuestión. Un diez para esos creativos que de una historia muy simple y algo frívola consiguen hacer una gran historia de generosidad sin limites.

Pero vamos al tema que nos ocupa, no quería hablaros de la Lotería de Navidad, quería hablaros del anuncio de Navidad de IKEA, esa tienda de muebles de origen  sueco que comparte nuestras vidas desde hace años ya, a veces pienso, ¿dónde iba yo a comprar los muebles antes de IKEA? ¿Donde iba  yo a comprar el material de deporte antes de DECATHLON? Estas grandes tiendas se han instalado en nuestras vidas y ya no sabríamos vivir sin ellas, ¿o sí?

Me imagino esos creativos sentados alrededor de una mesa estrujandose la cabeza para encontrar una buena historia que contar, y de repente uno de ellos diciendo - vamos a darle la vuelta a la historia, saquemos de la Navidad algo malo para darle la vuelta y convertirlo en bueno y que encima tenga que ver con muebles. LA NAVIDAD NOS DESAMUEBLA LA CABEZA. ¿Qué hay más cierta que esa afirmación?, nada. Por un motivo u otro, todos si nos ponemos a pensar hemos pasado por una falta de muebles mental, yo sin ir más lejos este año, con la edad de mis hijos se me complica el encontrar ideas para regalarles, porque por mucho que quiera la capa de invisibilidad de Harry Potter que pide mi hijo pequeño no la va a tener y el Iphone 6 Plus que pide el mayor menos aún.

Y nos preocupamos por si tendrán suficientes cosas y nos ponemos a gastar como si no hubiera un mañana, y al final un niño es feliz con muy poco, con mucho menos de lo que nosotros creemos, ese niño del anuncio es feliz con un molde para hacer galletas de mantequilla, porque no es el molde en sí lo que importa es lo que implica ese pequeño molde  porque significa pasar una tarde casera con sus padres haciendo galletas ¿y cuál es el regalo que más puede apreciar un niño? pues algo que ni siquiera vale dinero; NUESTRO TIEMPO. Fantástico!!!



Este es el anuncio, el de aquí arriba y por la redes sociales y los teléfonos de un montón de madres corre este vídeo, vale la pena verlo aunque vais a llorar fijo, si el anuncio tiene un mensaje, el vídeo es cristalino como el agua, y precioso, porque nos dice que lo que debemos darle a nuestro hijos es nuestro tiempo, ese tiempo que perdemos a veces haciendo cosas que no deberíamos como trabajar más de la cuenta, tener el móvil en las manos mas de la cuenta, en fin el tiempo pasa y un día los mismos niños que hoy nos piden tiempo ya no querrán estar con nosotros porque querrán estar con su novia o amigos, así que no seamos tontos y demos TiEMPO a nuestros niños,...


Feliz Navidad




8 de diciembre de 2014

DOWNTON

Sigo dos series en la actualidad, una española, Velvet que me gusta por encima de todas las cosas y convierte un simple martes en un martes fantástico gracias a unos guionistas con los que me iría a tomar un café ahora mismo porque tienen el mismo humor que yo y gracias a unos actores fantásticos del primero al último. Y una inglesa, Downton Abbey, esta segunda la sigo desde sus inicios, pero además he esperado religiosamente a que diesen temporada a temporada por la televisión, nada de comprarla y empacharme a capítulos, es como cuando te regalan algo que te gusta mucho y te lo vas comiendo poquito a poco porque no quieres que se acabe pues con esta serie me pasa lo mismo. Ahora la dan el miércoles y al igual que Velvet la veo difrutando cada segundo, escuchando todo lo que dicen y como lo dicen, los comentarios de la abuela - ¿Qué es un fin de semana? - o los criados buenos y malos, las hermanas y el odio que existe entre ellas y un sinfín de tramas que ya duran cinco temporadas.

Pero lo que más me puede gustar son las cenas y sobremesas que tiene la família, esas largas conversaciones de cosas banales o importantes donde en el fondo todo se decide, no hablan ni comen con prisas, esperan a que les sirvan un plato y otro y el postre pero nunca se adelantan a nada, y creo que esto ocurre por dos razones, la primera porque no tienen televisión y la segunda porque viven despacio, dígamos que el hecho de pertenecer a una clase social más que acomodada pues también ayuda, pero eso se da por entendido así que no hablaremos del tema ni intentaremos cambiar la historia.

La verdad es que en nuestra família también disfrutamos de largas sobremesas y conversaciones interminables los fines de semana intentando arreglar el mundo, pero siempre pensando en lo que toca hacer después, una colada, la cena, escribir un nuevo post, leer ese libro que tengo a medias, el placer de la conversación que cura todos los males se está perdiendo y es una pena, y lo de comer viendo la tele ni os cuento, la peor costumbre que puede tener el ser humano moderno. Poder hablar y preguntar a tu hijo como le ha ido el día o que han hecho en el cole o con quién se han peleado o la nota que han sacado en su último exámen, o lo que ha comido tú marido o como estaban los macarrones que le pusiste para comer, debemos recuperar ese pequeño placer de comer con calma y sin prisas porque quizás no tengamos quince criados que se van a ocupar de todo pero si tenemos que comer, así que ¿porque no recuperar la calma y el placer de una conversación?

Buen propósito para empezar la semana, ¿no os parece?







30 de noviembre de 2014

I´M SINGING IN THE RAIN

Desde el salón de mi casa veo como cae del toldo que protege una colada que jamás se secará gotas sin parar, fin de semana lluvioso como no recordaba desde hace mucho pero anticipadamente preparado por todo el mundo. Porue aquí no llueve nunca tanto y cuando lo hace la gente se organiza para estar en casa, en otros países es lo normal y siempre tienen los puzzles a mano para pasar el rato pero aquí no, esto es extraño pero por mi parte agradecido, nunca me ha preocupado la lluvia, es más, siempre la he visto como una oportunidad para disfrutar de nuestra casa, esos días en que te duele el culo de estar tanto rato sentado a mí me molan.

Al girar la cabeza hacia la derecha veo como uno de nuestros gatitos se limpia, apoyando una de sus pequeñas patitas en la cabeza de mi marido que duerme la siesta, no se molestan el uno al otro, yo diría más hasta se dan calor. Mira a ratos la tele, el gato digo, mientras se le cierran sus ojitos y se une a la siesta de mi marido.

Si miro a la izquierda nuestra chimenea nos da más ambiente que calor porque a pesar de estar a los pies de diciembre no hay frío que valga, es un invierno muy extraño en el que aún no nos hemos puesto chaqueta, quizás dure más de lo queremos algunos.

Los niños calladitos ven una película, Pepe se tapa con su manta y mira atentamente al pirata Jack Sparrow que sigue tan maquillado como siempre, creo que no he visto nunca ninguna película de la saga de cabo a rabo, siempre encuentro algo mejor que hacer, quizás son un rollo o soy yo,... pero no lo echo de menos, en cambio a este par les encantan y se quedan embobados viendo las peripecias de los personajes como si no hubiese un mañana.

Fantástico día de lluvia para escribir, pensar y descansar, y si para saldremos y si no siempre nos queda mañana, día en família donde cada uno tiene su espacio y su momento para hacer lo que le gusta, no me quejaré ni por un segundo de la oportunidad que me brinda la lluvia para hacer aquellas cosas que con buen tiempo no hacemos.

Pero hay algo que me preocupa, ¿cuando se secará mi pobre ropa colgada desde principio de semana? Esas pequeñas cosas,...

26 de noviembre de 2014

ANALICEMOS

                                   

Pues si, hoy toca analizar esta frase. La he leído muchas veces y cada vez que me pongo a pensar en ella me hago un lío por todo lo que implica. Cada mañana cuando voy a caminar después de dejar a los niños en el colegio, paseo por la zona de casas más bonita de Sitges y también la peor cuidada y asfaltada, vaya por delante mi queja ya que estamos, pues como os decía,  en esa zona hay casas preciosas y antiguas, hay casas modernas y horrorosas, casas que se caen y llevan en venta mucho tiempo y algunos terrenos llenos de pinos y gatos. Siempre hago el mismo recorrido mientras escucho el canal de radio americano al que le apetece conectarse ese día.

Todos tenemos en mente una casa diferente a la que tenemos, yo la tengo, podría (si supiese) dibujar hasta el último rincón de como quiero que sea mi casa soñada, en ese camino que recorro hay una casa que se cae a pedazos que podría ser mi casa soñada y hay un solar que también podría albergarla, dicen que si deseas algo con todas tus fuerzas se hace realidad, y yo me aferro a la idea de que cuántas más veces pase por delante más oportunidades de que sea mia tendré aunque entonces tendría un problema, mi hijo dice siempre que él no quiere una casa más grande, le encanta la que tiene y le parece que tiene el tamaño justo. Esta afirmación me hace sentir fatalmente egoísta por querer más y más cuando ya tengo mucho pero en fin soñar no cuesta dinero y tampoco hago daño a nadie excepto a mí misma quizás.

Volviendo a la frase después de lo dicho, digamos que lo que me define es la paciencia que tengo porque no tengo esa casa soñada que me gustaría tener, claro que la frase dice: cuando no tienes nada,... no sería exacto porque soy una privilegiada por todo lo que tengo, por lo que nos tendríamos que ir a la segunda parte de la frase,... no me digáis que no es un lío. En realidad quisiera tener muchas más cosas de las que tengo, cosas materiales y no materiales, pero también intento sentirme satisfecha por todo lo que tengo, así que voy de la primera a la última parte de la frase sin cesar.

Al final a la conclusión a la que llego es que si algún día llego a tener esa casa soñada significará que mi cuenta corriente a aumentado y si algo espero por encima de todas las cosas es seguir siendo como soy ahora con una casa más bonita.



20 de noviembre de 2014

APRENDIENDO

Aprendiendo cosas nuevas estoy ahora mismo. Enbobada me quedo viendo como mis hijos dan a la pelota en su clase de tennis, hace ya años que entrenan y ver como han mejorado desde aquellos raquetazos al viento es asombroso. Ahora que tengo más tiempo estoy aprendiendo a parar un poco, a sentarme en el sofá cuando me apetece  aunque aún sin ser capaz de no tener cargo de conciencia por ello.

Ellos aprenden sin ser conscientes de ello, yo tengo que concentrarme para ser consciente de las cosas nuevas que estoy aprendiendo a hacer. El mayor problema es que me faltan horas en el día para hacer todo lo que me gustaría, jamás pensé que sin trabajar tendría esta sensación, porque cuando trabajas sabes que te va a faltar tiempo y ya ni siquiera intentas hacer tantas cosas pero ahora con más horas al día quieres abarcar demasiado, quieres ir a comprar, limpiar, planchar, ver esa serie que te gusta, avanzar mi proyecto de costura, sentarme a hacer los deberes, el Rugby, buf y es que no llego, no lo puedo hacer todo porque en realidad si los recoges para comer en casa no tienes tanto tiempo. 

A pesar de todo lo dicho me siento muy feliz, cada día es un día diferente y especial, con cosas fantásticas que se suceden, y en realidad soy tan feliz que no quiero que el tiempo y los meses pasen, quiero que todo vaya despacito para poder saborear cada minutito del día como el que se mete en la boca pedacitos de algo que le gusta mucho comer.

Estoy aprendiendo de este nuevo tipo de vida que me han puesto en las manos sin yo pedirlo, tenía dos opciones, recrearme en la pena por lo que perdía o mirar hacia delante y ver las muchas posibilidades que me ofrecía la vida y eso he hecho, poco a poco, voy poniendo en orden mi vida y mi cabeza y en el camino disfruto de cada minuto que paso con mi familia. Mis hijos podrán decir que están hartos de mí pero nunca que me perdí algo de sus vidas. Aprendiendo a que llegará un día en que ya no querrán ni verme, absorbo cada segundo que pueda estar con ellos, para educarles, cuidarles, chillarles o abrazarles. Aprendiendo que lo más importante en la vida es cuando tus hijos se despiertan y cuchichean entre ellos porque el Ratoncito Pérez aún no ha venido, cuando se escapa un abrazo sin venir a cuento, cuando te llaman Mamita.

Aprendiendo que lo simple es lo único que importa. Esta frase resume exactamente como me siento, cada minutito de vida vale la pena.







13 de noviembre de 2014

ENFRENTARSE A LO NUEVO CUESTA

Es curioso hoy me veo reflejada a través de mis hijos por algo que ha ocurrido estos días. Mis hijos hacen deporte pero nunca han corrido un cross hasta ahora. Su profesor de gimnasia les animó a participar, y sólo movidos por un punto extra en la nota, que creo que no se va a convertir en realidad pero que a mí francamente me da igual, les apunté. ¿Por que no? son niños y ellos no son conscientes de sus limitaciones, a mí me dicen que tengo que correr 800 metros con sus mini piernas y ya te digo que sin haber entrenado no me atrevería, pero ese miedo no existe para ellos.


Los dos han participado, han calentado, han hecho una vuelta de reconocimiento y han corrido lo mejor que han sabido, sus caras de esfuerzo cuando llegaban a la meta me han llenado de orgullo, y yo estaba allí para animarles, para decirles cuánto me ha gustado verles esforzarse, y mientras jadeaban por el esfuerzo sé que ellos se han sentido bien. En esta vida hay que probar las cosas, que nos gusta seguimos, que no a otra cosa mariposa.



A los adultos nos pasan cosas parecidas en la vida pero necesitamos el doble de tiempo para decidir que hacer, podré, sabré, seré capaz de acabar, y a mis hijos no les ha preocupado ni que estuviese lloviendo, si yo hubiese tenido que correr hubiese tenido la excusa perfecta. ¿Porqué a los adultos nos cuesta tanto lanzarnos a lo nuevo? somos muy tontos, y ¿en que momento perdemos esa fantástica capacidad de no sentir miedo a lo desconocido?



Pues francamente no lo sé, pero estoy en un momento de mi vida en el que me iría muy bien volver a ser niño y lanzarme a lo desconocido, con decisión y ganas. Así que cada vez que tenga una excusa, me acordaré de un día fantástico, en el que los dos pequeños de la família no tuvieron ninguna duda, si hay que correr se corre, si hay que emprender se emprende, y si hay que cambiar se cambia.

A veces dos pequeños seres humanos te dan grandes lecciones de vida, y mira oye quizás tenemos en la família a un buen corredor, de momento uno de ellos quiere volver a intentarlo en dos semanas, y el pequeño que se llevó una medalla dice que no lo tiene claro porque se cansó mucho. Pues mira oye, yo intentaré que lo vuelva a intentar pero si no quiere pues será una nueva experiencia en su vida, nunca más podrán decir que ellos no han corrido nunca en una carrera.


17 de octubre de 2014

MIS SEEDS



Bueno bueno, no puedo estar más contenta. Hace unos días tuve un regalito genial. A través de Instagram, Bea conoció esta idea que le gustó desde el primer momento y que acto seguido me dijo a mí, supongo que a las creadoras de Misseeds les llamaría la atención nuestro blog y las fantásticas fotos de Bea y se pusieron en contacto con nosotras diciéndonos que les gustaría regalarnos una de sus semillitas para plantar.



Y así fue, pero es que además me lo trajeron a casa en mano, fantástico, es así como se hacen las cosas, dos chicas guapísimas, por cierto, delante de mi puerta con su precioso kit de plantación en las manos, 40 kilómetros para acercarme su idea, un detallazo que se aprecia, porque así dejas la huella que quieres en la gente, como sus pequeños kits para plantar semillas, cuando lo abres descubres otra sorpresa está tan bien presentado que te da pena tocarlo, mis pepitas de girasol metidas en un pequeño potecito unido por unas cuerdas a los extremos de la maceta que es de un material especial que puedes plantar directamente en la maceta una vez crezca tu pequeño girasol porque se descompone.



Una idea que tiene de simple lo de preciosa, algo muy pequeño con lo que puedes hacer muy feliz y encima 100% ecológica. Una idea de las que me gustan a mí, que surgen de la ilusión de dos chicas por salir adelante con una idea brillante.


Os deseo la mejor de las suertes y el mejor de los futuros, creo que nos hacen falta personas con ganas y potencial de cambiar las cosas, preguntémonos, ¿yo que puedo hacer? ¿yo con que sería realmente feliz? y llevémoslo al extremo, una maravilla de niñas,... estoy encantada!!!

Pero ahora tengo un problema en la cajita pone que los Girasoles se siembran en Primavera - Verano y si los planto ahora, ¿que pasará? ¿se me morirán??!!?!? Es que si eso ocurre no me gustaría nada, pero bueno como seguro que leen este post me sabrán contestar. Un beso! 




Aquí os dejo su web acabadita de salir del horno:

www.misseeds.com



8 de octubre de 2014

LE CAFÉ DES CHATS - PARIS


Este verano hemos estado en Francia, un viaje fantástico en coche, como nos gustan a nosotros, parando donde queremos y descubriendo lugares nuevos, huyendo del turismo de masas, excepto en París y en Eurodisney pero incluso en el segundo buscamos el hotel más tranquilo, 3.000 kms con la mejor compañía y la mejor de las ilusiones.






De todos los lugares que hemos visto uno muy especial, Le Café des Chats, en en el número 16 de la calle Michel le Comte, muy cerquita del centro Pompidou pero en una calle muy tranquila.




Cuando llegas te explican donde estás, un lugar para comer, cenar o tomar un capuccino con alguno de sus fantásticos pasteles y un lugar en el que además viven 12 gatos callejeros que se pasean entre las mesas, juegan contigo o te quitan la silla.



El sueño de los amantes de estos animales, que aunque en la penumbra, somos muchos, animales desconocidos por todos aquellos que dicen odiarlos, como yo, antes de conocerles, no hables sobre aquello que no conoces porque la mayoría de las veces te equivocarás.




En el Café de los Gatos de París no se despierta a los gatos que duermen, se juega con los despiertos, se les acaricia y se les deja que se te suban encima si quieren, ellos mandan, ellos son los Reyes.



Mis hijos felices, los otros clientes les miraban raro pensando, ¿sabrán estos niños lo que hacen? me hubiese gustado decirles, tranquilos, comparten su vida con 8 gatos, para lo bueno y para lo malo, cuando ellos quieren y cuando mis hijos quieren, porque el hecho de compartir su vida con animales les hace mejores, porque cuando uno está malito son los primeros en sufrir, cuando otro no aparece, le llaman y le buscan porque les falta un amigo, amigos que no vienen porque tú quieres, amigos que vienen cuando ellos quieren, esa es la magia del gato, esos 8 animales nos han escogido para ser sus dueños, y aquí seguirán hasta que ellos quieran, yo no les voy a obligar, son libres,...


Si el destino os lleva a París y os gustan los gatos os lo recomiendo, un lugar fantástico de reunión de amigos gatunos, personas de Nueva York, Canadá, Alemania, unidas por un animal mágico, ese que te adopta para que le cuides y le mimes, pero ojo, sólo cuando él quiere,....


Arriba os dejo el enlace a su web por si queréis saber más.


3.000 kms dan para mucho os cuento más aventuras en breve.

Un beso!





15 de septiembre de 2014

VUELTA AL COLE Y NUEVA VIDA


Hoy en Cataluña los niños han empezado el colegio. Es tremenda la cantidad de vacaciones que tienen pero es así.

El pequeño contento, el mayor nervioso y no tan contento, pero yo creo que lo necesitaban, llevan más de tres meses pasando las 24 horas del día juntos, no se han separado para nada, y ya no se aguantaban el uno al otro como es lógico y normal, pero una vez han llegado a la entrada y han visto a todos sus amigos se les ha pasado la pereza y ahora mientras escribo esto y a 25 minutos de ir a buscarles para comer los echo de menos por casa.

Supongo que es lo normal, todos nos tenemos que acostumbrar a las nuevas situaciones, ni mejores ni peores, simplemente diferentes.

Como yo, de repente he pasado de los madrugones, de dejarlos a las ocho en el cole y en el comedor a no trabajar. Se me hace muy extraño, hablaba con una amiga que está en la misma situación que yo y me decía: es como uno de esos días sueltos que te coges de vacaciones,... Pero es que mañana también y el otro y el otro.



Otra amiga que tampoco trabaja me comentaba, lo más importante: no te apalanques, organízate, haz un plan diario de tareas, de hora en hora, todo por escrito o en tu cabeza, pero cúmplelo porque sino te faltará el tiempo y no sabrás porqué.

La verdad es que tiene mucha razón, con el horario del colegio y con los niños en casa al mediodía, no queda demasiado tiempo para nada. 

De nueve a doce treinta y de tres a cuatro treinta, tengo que preparar comida, la casa, las compras e ir a caminar, eso van a ser las actividades de mañana, y la hora y media de la tarde, quiero escribir, hoy ha sido especial porque tengo la comida lista y me apetecía sentarme un momento en este día que para mí es muy importante porque marca una barrera entre la vida de estos 16 años atrás y la que hoy comienza.

Mecachis ya me he saltado la organización,... empezamos mal, pero todo lo demás lo he hecho, eh!!

En fin, atrás quedan unas vacaciones que han pasado volando pero que están en nuestra cabecita por muchos días aún y sino siempre nos quedarán las fotos, como esta tan chula en la Vall Fosca de los cinco aventureros.

Os sigo contando cosas en breve. Un besazo!




10 de septiembre de 2014

NOS VAMOS A BUSCAR SETAS


No tengo perdón,... llevo un montón de días queriéndome sentar a preparar una entrada pero las vacaciones no te permiten muchos momentos libres y menos si tienes a dos fieras absolutamente asilvestradas corriendo a tú alrededor todo el día y pidiendo, vamos a la playa, vamos a pescar, vamos al pueblo, quiero comprar cromos, etc etc.


Pasamos dos semanas de Agosto en la Vall Fosca como ya venimos haciendo desde hace un montón de años, empezamos a ir cuando el pequeño de la casa era un bebé, y no hemos dejado de ir ni un sólo año, y además este año una semana entera, alquilamos un apartamento, perdón, el apartamento perfecto, pequeño, funcional, cómodo, bien decorado y con unas vistas que ni te imaginas, abrieses la ventana que abrieses, veías verde, cielo y silencio.


Una de las nuevas actividades de este año ha sido ir a buscar setas, cómo ha llovido como no se ha visto nunca en Agosto, las setas han salido como locas, un poco perdidas y así han acabado la mayoría podridas,... nos fuimos con el number one y su hijo de 4 años, madre, en las fotos no se aprecia por dónde nos llevó, yo palo en una mano, ¡suerte! porque si no creo que no lo aguanto, y cesta en la otra, por unas pendientes que, si había setas tenían que ser para nosotros porque ningún otro ser humano podía haber llegado a semejante lugar.


Y encontramos, jolín si encontramos, mirad las fotos que chulada, rovellones y "potes de perdiu" (ni idea del nombre en castellano) nos volvimos a casa con una cestita llena y estaban muy buenos, pero creedme eso no es lo importante, lo importante es lo bien que lo pasaron los niños, no se querían marchar y yo no podía con mi alma, tuve agujetas dos días seguidos.


Cuando ya nos íbamos de regalo el súper papá buscador de setas nos llevó a lo alto de una montaña en la que se veían éstas estupendas vistas. Increíble, mirases donde mirases era un espectáculo,... San Quiri.


Bueno y no sabéis lo mejor, de repente de entre unos matorrales salió un "cabirol", buf tampoco sé la traducción pero en la foto se aprecia es un tipo de ciervo o almenos esa pinta tenía, nos pegamos un susto!!! yo no tuve tantos reflejos como hubiese querido y entre que dejé el palo y la cesta y me puse la máquina en el ojo se fue montaña arriba y esta es la foto que pude hacer. ¿se ve no?


En fin aquí veis la recompensa a una mañana genial que los niños no olvidarán en la vida.


La maravilla de ser niño, descubrir y saber disfrutar de las cosas por pequeñas y simples que sean,...


La pequeña ermita de St Quiri.


Y las vistas para que veáis que no os miento


Un beso enorme, vuelvo con más aventuras en breve! Prometido!

21 de julio de 2014

50 COSAS QUE LOS NIÑOS DEBERÍAN HACER ANTES DE CUMPLIR DOCE AÑOS

 
Una compañera me ha dicho esta mañana, mira que chulo lo que he encontrado en esta web, me ha gustado y lo he impreso, y yo he pensado exactamente lo mismo aparte de engancharme a la web como una mosca  a la miel.
 
Barcelona Colours es una web donde encontrarás cualquier actividad chula que se te pueda pasar por la cabeza para hacer con niños y aparte te muestra cosas curiosas como esta lista.
 
Cuando he empezado a leer me ha emocionado el darme cuenta de que mis hijos han hecho muchas de las cosas que salen en esta lista.
 
La he impreso y esta tarde les diré que hagan una cruz en todo aquello que ya han hecho, es una tontería pero son cosas simples, sanas y bonitas que un niño debería poder hacer por el simple hecho de ser niño, esto les servirá para que se den cuenta de la suerte que tienen y sean capaces de valorar las pequeñas cosas que nos da la vida.

 
¡¡¡Yo también he hecho algunas eh!!! Algunas con 20 o 30 años pero hechas están, creo que todos los que leáis la lista podréis marcar muchas de las cosas que ponen, ¿qué chulo no?
 
 
1. Trepar a un árbol
2. Deslizarse por una colina
3. Acampar en la montaña
4. Construir una cabaña
5. Hacer rebotar una piedra contra el agua
6. Correr alrededor en la lluvia
7. Volar una cometa
8. Pescar un pez con una red
9. Coger una manzana de un árbol y comerla
10. Saltar charcos
11. Hacer una batalla de bolas de nieve
12. Jugar a la caza del tesoro en la playa
13. Hacer un pastel de barro
14. Construir una presa en un río
15. Ir en trineo
16. Enterrar a alguien en la arena
17. Organizar una carrera de caracoles
18. Pasar haciendo equilibrio sobre un árbol caído
19. Columpiarse en un columpio de cuerda y rueda de camión
20. Escuchar el canto de un pájaro
21. Coger moras y comerlas directamente.
22. Echa un vistazo dentro del hueco de un árbol
23. Visitar una isla
24. Sentir como si estuvieras volando con el viento
25. Oler la hierba mojada
26. Cazar fósiles y huesos
27. Mirar cómo amanece
28. Escalar (o subir) una colina enorme
29. Pasar por detrás de una cascada
30. Dar de comer a un pájaro con la mano
31. Cazar bichos
32. Encontrar renacuajos
33. Coger una mariposa con un cazamariposas
34. Perseguir animales salvajes
35. Descubrir qué hay en un estanque
36. Bañarse en la playa de noche
39. Coger un cangrejo
40. Ir en un paseo por la naturaleza en la noche
41. Enterrar una semilla, hacerla crecer, comerse el fruto.
42. Nadar al aire libre
43. Hacer rafting
44. Encender un fuego sin cerillas
45. Encuentra el camino con un mapa y una brújula
46. Intentar escalar
47. Hacer fuego de campamento
48. Hacer rappel
49. Jugar a geolocalización
50. Navegar en canoa o barca por un río
 
 
¿Qué? ¿Cuántas habéis tenido el placer de hacer? ¿Y vuestros hijos? Mis dos perlas lo tienen de deberes marcar todas las que ya han hecho,...Hoy si que tenían ganas de hacerlos, mira tú por donde, jajaja
 
¡¡FELIZ SEMANA!!